Como programar su mamografía en torno a la vacuna COVID-19
(011) 4965-2500
(011) 6117-2500
10-03-2021

Como programar su mamografía en torno a la vacuna COVID-19

Los ganglios linfáticos pueden inflamarse a medida que el cuerpo produce anticuerpos.



Las mujeres deberían considerar la posibilidad de programar su mamografía alrededor de la vacuna del COVID-19, según las nuevas directivas de la Society of Breast Imaging (SBI).


Si es posible, y cuando no retrase la atención, el SBI dijo que los exámenes anuales de los senos deben programarse antes de la primera dosis de la vacuna del COVID-19 o pasada la cuarta semana (28 días) de la aplicación.


Las vacunas de todo tipo pueden provocar una inflamación temporal de los ganglios linfáticos, que puede ser un signo de que el cuerpo está produciendo anticuerpos. Aunque se trata de un efecto secundario y una respuesta esperada a una vacuna, un cambio en el tamaño o la consistencia de los ganglios linfáticos -conocido como linfadenopatía axilar- en la zona de la axila también puede ser un signo de cáncer de seno u otros tipos de cáncer.


En los ensayos clínicos, hasta el 16 por ciento de los pacientes experimentaron linfadenopatía axilar después de recibir la vacuna del COVID-19, dijo la Dra. Nicole Abinanti, directora de imágenes de la mujer en Mecklenburg Radiology Associates. La hinchazón puede aparecer entre dos y cuatro días después de recibir la vacuna y puede durar 10 días o más. Si la hinchazón persiste o le preocupa cualquier hinchazón, notifique a su médico inmediatamente.


«Normalmente, si vemos una linfadenopatía axilar en una mamografía de detección, la paciente vuelve para hacerse un ultrasonido y, si los ganglios linfáticos siguen agrandados, recomendamos una biopsia», dijo Abinanti. «La orientación actual del SBI es no ir directamente a la biopsia si se ha administrado una vacuna reciente en el lado de los ganglios linfáticos agrandados, sino ofrecer a la paciente una cita de seguimiento entre ocho y doce semanas después de la segunda dosis de la vacuna del COVID-19 para asegurarse de que los ganglios linfáticos están disminuyendo de tamaño. ”


Esta cita de seguimiento puede evitarse normalmente programando la vacuna del COVID-19 después de una mamografía o programando su mamografía de detección seis semanas después de su segunda dosis de vacuna. Sin embargo, si usted o su proveedor de atención médica tienen una preocupación relacionada con los senos, no retrase su examen de diagnóstico de los senos.


Cuando las mujeres se someten a una mamografía, Abinanti sugiere que notifiquen a su médico si recibieron la vacuna, así como el brazo en el que se administró. Esto se extiende a las personas que reciben una resonancia magnética anual, también conocida como MRI.


«Estamos preguntando a todas nuestras pacientes si se han vacunado. Por lo tanto, esto no sólo se aplica a los pacientes que están recibiendo las mamografías. «, dijo Abinanti. «También se aplica a las mujeres que reciben una resonancia magnética de alto riesgo. ”


Añadió que cualquier mujer–independientemente de su edad–que experimente un bulto bajo la zona de la axila después de la vacuna del COVID-19 debe consultar con su médico. 


«Avise a su médico y asegúrese de que le haga un seguimiento hasta que se resuelva, porque podría haber algo más y que simplemente coincida con la vacuna del COVID-19. Queremos asegurarnos de que la gente no ignore los signos y síntomas que podrían ser potencialmente significativos», dijo Abinanti.


Los resultados del cáncer de seno son mejores cuando se detecta y se trata a tiempo. Novant Health recomienda que las mujeres asintomáticas con un riesgo medio de cáncer de seno se hagan una mamografía anual a partir de los 40 años. Las que tengan antecedentes familiares significativos deben hablar con su médico o someterse a una evaluación de alto riesgo para determinar si deben comenzar a someterse a pruebas de detección más tempranas.


Por Gina DiPietro

Fuentes: Novant Health, Society of Brest Imaging (SBI)

Los comentarios estan cerrados